martes, 26 de septiembre de 2017

Brandon Sanderson nos desvela los secretos de la escritura de El Camino de los Reyes

Apenas faltan dos meses para la publicación en inglés de Oathbringer, la tercera novela de la ambiciosa saga del Archivo de las Tormentas. Son dos meses que todavía se nos van a hacer algo largos a los lectores de Brandon Sanderson, así que el escritor de Nebraska ha decidido entretenernos durante este tiempo como mejor sabe: hablándonos acerca de como crea y desarrolla sus asombrosos mundos fantásticos.
Para prepararnos para el regreso al fascinante mundo de Roshar Sanderson ha decidido desvelar a través de su web personal una serie de anotaciones y secretos relacionados con el proceso de escritura de El Camino de los Reyes, la obra que publicó en 2010 y con la que dio inicio a una saga que estará formada por diez novelas. A través de diversas entradas el creador del Cosmere nos ha dejado caer diversos detalles sobre los orígenes de la historia (¡cuando Sanderson apenas contaba 15 años de edad!), sobre los cambios a los que se enfrentó tanto en estructura como en diseño visual, o las conexiones que guarda con otras sagas de su universo personal.
Os dejo la traducción de lo que nos ha contado hasta el momento Brandon Sanderson.


"Una de mis grandes decisiones fue elegir entre los dos prólogos que había escrito. Uno era sobre los Heraldos, y preparaba el escenario para una historia mucho más grande (me gustaba la sensación épica que daba, y el tono melancólico que establecía). El otro era el ataque de Szeth en Kholinar. Esta era una gran secuencia de acción que establecía algunas de las tramas para la novela de una manera muy buena, pero tenía una 'curva de aprendizaje' escarpada.
Estaba muy tentado de usar ambos, que fue lo que finalmente hice. Esta no fue una decisión fácil, sin embargo, ya que este libro ya iba a comenzar con una curva de aprendizaje muy empinada. Preludio → prólogo → Cenn → Kaladin → Shallan significaría cinco densos capítulos al inicio del libro sin ningún escenario o punto de vista de personajes que se repitiera.
Eso puede hundir rápidamente una novela. Tal como ha quedado, esto es lo más difícil de El Camino de los Reyes como novela. Muchos lectores se sentirán en el mar durante un gran tramo de la Parte Uno debido al worldbuilding desafiante, la estructura narrativa, y el hecho de que la vida de Kaladin simplemente es un asco.
Parece que mis instintos eran correctos. Las personas a las que no les gusta el libro normalmente pierden el interés a mitad de la Parte Uno. Cuando decidí usar el preludio y el prólogo juntos, pensé que formaba parte del plan de hacer una fantasía épica tupida con una curva de aprendizaje desafiante. Esa decisión no parece haber destruido mi carrera de escritor todavía."



"El mapa del mundo de Roshar cambió dramáticamente entre varias iteraciones del libro.
El trabajo en esta novela comenzó cuando tenía quince años. En aquel entonces la mayoría de las tramas y personajes se combinaban con otro mundo mío, llamado Yolen. (Ahí es donde transcurre el libro Dragonsteel). En algún momento de mis tempranos 20 años de edad, cuando tuve mucho más experiencia y sabía (algo mejor) lo que estaba haciendo, me di cuenta de que las tramas que tenía en este mundo no funcionaban bien juntas, así que dividí los libros en dos sagas separadas.
Escribí primero Dragonsteel, en 1999 o 2000. (Aunque Dragonsteel fue el tercer libro que escribí ambientado en el Cosmere, después de White Sand y Elantris, se suponía que era el origen cronológico de la secuencia.) Hoid fue uno de los personajes principales de esta saga. El primer libro incluye incluso significativos puntos de vista suyos.)
Empecé a bosquejar El Camino de los Reyes poco después. El mapa original que imaginé era como un continente con tres puntas hacia abajo, con una conexión en la parte superior. Allí estaba la punta de Alethi en el centro, Shinovar al oeste, y una punta larga con Natanatan en el este.

Mapa de Roshar, circa 2003


A lo largo de los años mis habilidades con el worldbuilding crecieron. Y parte de ese crecimiento fue darme cuenta de que el mapa que había diseñado no funcionaba bien para la historia que quería contar. Quería algo mejor, y cambié los diseños.
Le di a Isaac [Stewart] el contorno de este mundo que se convirtió en Roshar. (Sobre la base de una iteración de un Conjunto de Julia, aunque durante un tiempo he jugado con hacer de todo el continente una forma cimática.) Esto no sucedió con Nacidos de la Bruma, donde básicamente le dije "Haz el mapa del mundo como quieras, con estas directrices." Nacidos de la Bruma, lo sabía, iba a suceder básicamente en un par de ciudades.
El Camino de los Reyes iba a ser enorme, y quería espacio para el proyecto. Eso significaba un mapa grande y épico. Estoy muy contento con el trabajo de Isaac aquí. Obsérvese que este es un continente del hemisferio sur, con el ecuador hacia el norte."


Mapa de Alethkar, circa 2003


"Estas son una de las últimas cosas que terminamos, y llevó varios intentos hacerlas bien. Sabía que quería que fueran piezas de arte del mundo, cosas que se suponía habían sido creadas por artistas que vivían en el mundo de Roshar. Los fondos frontales son murales elaborados con piedras y gemas encajadas, y los fondos traseros son vidrieras. Pero los tonos y el aspecto exacto de las imágenes tardaron un tiempo en acertarse. (Por un tiempo, los símbolos de las diversas magias en la primera tenía piedras preciosas superponiéndose. Lo que resultó que quedaba muy mal en la página. Tal vez cuando Peter [Alhstrom] está poniendo esto, puede coger los borradores antiguos y publicarlos por debajo de aquí. )
El primero de ellos es del que voy a hablar más, el diseño que describe la magia de Roshar. (Bueno, algo de la magia.) Este diseño es una de las primeras cosas que desarrollé para el arte de este libro, allá por 2001. El "Ojo Doble", como la gente del mundo de Roshar lo llamaría, es una conexión de diez elementos.
Evito los sistemas mágicos elementales. Siento que son exagerados. Sin embargo, uno de los conceptos de este mundo era tener una teología que creía en diez elementos fundamentales en lugar de los cuatro o cinco ordinarios. Se centraría en ellos y en las diez fuerzas fundamentales (la interacción entre los dos es un factor importante en la magia, la filosofía y la cosmología del mundo).
Bueno, eso es lo que representan estos veinte símbolos, siendo cada uno de los símbolos más grandes un elemento Radiante. Los símbolos más pequeños son las fuerzas. Puedes dibujar un círculo alrededor de un elemento y las dos fuerzas que se conectan a él, y tienes una de las órdenes de los Caballeros Radiantes.
Por ejemplo, arriba a la derecha está el símbolo del aire, con los símbolos de presión y gravitación conectados a él. Los Corredores del Viento."

Ojo Doble básico, 2003

Ojo Doble complejo, 2003


 Ojo Doble con gemas, 2010




Seguir el blog en FACEBOOK y TWITTER

1 comentario:

  1. Muy interesante, es bueno conocer la manera en que planean sus historias los autores.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...